ISSN 2767-1844
FACEBOOK         /         INSTAGRAM         /         TWITTER

INICIO      ENSAYOS      ENTREVISTAS      RESEÑAS      POESÍA & FICCIÓN      COLUMNAS      COLABORADORES      CONTACTO      EDITORES


Vendrá la muerte y tendrá tus ojos
Por Magela Baudoin    / Publicado en Agosto, 2021

Magela Baudoin es una escritora boliviana, ganadora del Premio Nacional de Novela y el Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez.

A Patricia Gutiérrez Paz


Eres la luz, eres la mañana,
después de la disolución de la noche.
Cesare Pavese


Solo puedes domesticar a una bestia de tres toneladas si rompes su espíritu, le dice el mahout a la mujer, que observa la piel albina del animal. Se lo cuenta porque es nueva. Ha llegado como voluntaria al campamento, pero no ha dicho que es fotógrafa ni que viene de Siria sino de Suecia, su país natal. No quiere preguntas. Ha venido a cuidar a las viejas elefantas (le han dicho que en su mayoría son hembras), a un lugar ignoto de Tailandia, donde (eso espera), no tratará con personas sino con los animales.

            El mahout le dice a la mujer que tiene los mismos ojos de la elefanta. Ella no le devuelve esa mirada insolente que suelen tener las mujeres occidentales. Apenas se da vuelta. Sonríe un poco (o tal vez no) y pregunta: ¿Puedo?, pero no espera la respuesta del hombre. Tapa con la mano la cuenca vacía de la anciana Jokia. Ese es el nombre de la elefanta: Jokia, y le queda un ojo bueno pues el otro, el que ella cubre, le ha sido apuñalado por el montador que le rompió la voluntad. El mahout azota el aire con una rama y la elefanta se arrodilla. ¡Para, para!… grita la mujer. Esta vez sí, los ojos (una emulsión azul, como de vidrio recién fundido) lo hieren.

            Sory, sory, tararea el hombre, aunque no parece querer adularla; tiene el mismo inglés de ilusionista que cultivan todos los que tratan con turistas en Tailandia. Pero ni él pide nada ni ella tiene algo para dar. La mujer viene de la guerra y, de todas las labores, ha elegido recoger los excrementos de las elefantas. Otros voluntarios prefieren alimentarlas o bañarlas. A ella no le importa tocar los excrementos con las manos. Ha cargado las vísceras de los niños, ha amortajado cuerpos y realizado operaciones, guiada por la maestría salvaje que solo da la desesperación. La mierda, esta mierda, está viva. Cuando no hay nadie observándola, mete las manos en la masa tibia y palpa los irreverentes tallos de las hojas.

            Las quiebran, ¿ves?, insiste el adiestrador mostrándole la cabeza de la elefanta. Jokia ha realizado muchos trabajos, según relató su último dueño, al tiempo de darla en venta: fue primero cargadora de madera, hizo trekking con turistas y terminó como mendiga en Bangokok. La hallaron flaca como una garza, tumbada sobre su lado izquierdo en un botadero de basura. La mujer mete sus dedos en la profunda cavidad de la cabeza. Les apuñalan la frente, tras las orejas y cerca de los ojos con el ankus. Es un pico que sirve para perforarles el cuero, se adelanta el mahout a responder. Separan a la cría de la madre, mejor si es hembra, la encierran durante varios días en un espacio tan ajustado que solo puede permanecer de pie, sin comida, sin agua e incluso sin dormir; y luego viene el arte perverso del ankus enlazado a la destreza que se quiere enseñar: levantar grandes cargas, hacer malabares, patear la pelota de fútbol, transportar personas… Solo el montador sabe cuándo le ha roto el alma a la bestia. Lo siente.

            Jokia es la más vieja del campamento. Cuando trabajaba en la explotación forestal, sufrió un aborto. Cargaba toneladas de troncos, explica el hombre. El feto rodó por una colina y Jokia intentó regresar a buscarlo, pero su montador no la dejó. A partir de ese momento la elefanta se negó a trabajar, sin saber que la desobediencia es deshonra para un mahout y que lo único capaz de satisfacerlo, en esos casos, es la disciplinada ira del Ankus. Le vació el ojo a puñaladas.

            El mahout le da de comer unas hojas de tamarindo a Jokia. Tiene tus ojos, le dice de nuevo. Ella responde con desdén: quiere decir que todos los elefantes de la India, de Tailandia, del Asia son animales derrotados. Que ustedes aman a animales quebrados. El mahout se molesta. La mujer piensa en Hamza, en la última vez que lo vio y no alcanzó a decirle que la iban a evacuar por la reciente explosión del centro de prensa. Ella misma no sabía entonces que la sacarían esa misma tarde. Él arrastraba un cadáver por los brazos para limpiarlo y luego darle sepultura. A eso se había reducido su lucha: a sepultar.

            De algún modo, que hoy la hería tanto recordar, el humilde negocio de refrescos de Hamza se había convertido en unidad de rescate del barrio y la unidad de rescate en una morgue, donde la única labor libertaria posible consistía en adecentar los cuerpos y darles una tumba digna. Ella también se había transformado en medio de aquel holocausto. De fotógrafa en enfermera, de enfermera en sepulturera, de sepulturera en amante, de amante otra vez en fotógrafa. Comenzó recorriendo con él los lugares vetados para los periodistas internacionales, a la caza de las verdaderas fotografías del horror, y terminó siguiéndolo en su carrera hacia la muerte. De la muerte solo puede salvarte la muerte misma, repite una y otra vez en esa primera mañana húmeda y circular en Tailandia. Esa había sido la diferencia insalvable entre ambos: que él había perdido cualquier apego a la vida y, en cambio, ella… ella todavía tenía la coartada que le proporcionaba la imaginación (¿podría llamarse a eso esperanza?): Vamos, ven conmigo, escapemos… En un temblor antiguo, el cielo que aún hay en nosotros.

            El agua estalla sobre la piel cuarteada de Jokia. Este mapa dérmico es el testimonio del hombre en la Tierra, dice la mujer en voz baja. Cada cicatriz hecha con saña, cada mutilación, cada quemadura... Tu cuerpo, un pedazo de tierra al sol, añade. El mahout lava el cuero de Jokia y anima a la mujer a que la toque detrás de las orejas, en la panza o en las axilas si quiere tocar su corazón (¿o lo que le queda de él?). La mujer palpa la piel en esos lugares. Es delgada y suave, como si fuera nueva, tan distinta al resto del cuerpo, que parece una goma de borrar gruesa y áspera. ¿Es posible sentir debajo de esta corteza?, pregunta y palmea el lomo. El mahout responde: ¡Sienten hasta las moscas!

            Hamza era igual, tenía la piel de los pies muerta y ennegrecida, inmune al frío, en aquellas chanclas de goma negra, siempre cubiertas de polvo; pero, al mismo tiempo, tenía un oído fino para el más mínimo gemido humano. Ni el hambre ni el sueño interrumpían la búsqueda de lugares seguros, en donde cavar tumbas. Iba convirtiendo parques públicos, terrenos baldíos y jardines privados en camposantos. Pero antes de enterrarlos, los cuerpos eran cuidadosamente limpiados por él y una tropa de niños y jóvenes, que iban mermando con el avance de los bombardeos.

            La mujer había ayudado a construir camillas con las cajas de refrescos y las puertas derribadas por las explosiones. Allí también había ayudado a amortajar los despojos humanos. En los días peores, más de veinte cuerpos eran apilados unos sobre otros para ser limpiados, reparados, envueltos, en la pequeña casa de Hamza, y ni el estruendo de nuevos bombardeos suspendían aquel rito de cortesía final.

            Jokia no tiene manchas blancas como las elefantas viejas, nota la mujer. Es albina de nacimiento. Su blancura sagrada no la salvó del phajaan, sin embargo. Tal vez si hubiera sido macho, dice, pero era una hembra noble para el dolor. Noble como solo pueden ser las hembras, añade el montador. El phajaan es la ceremonia de quiebre. Algunas elefantas son más dóciles y se entregan a la esclavitud. Jokia no, ella había resistido con furia, se notaba en las marcas de la piel, en su trompa. Seguramente había tratado de comérsela muchas veces para suicidarse, como suelen hacer algunos elefantes, dice el mahout, que presienten en el suicidio un estado diferente al sufrimiento.

            Los padres y los hermanos de Hamza habían perecido, en medio de las botellas de vidrio y las chucherías de su pequeña tienda de ultramarinos. Él mismo los había enterrado y documentado en la agenda en la que con pulcra caligrafía anotó desde entonces los datos de cada cadáver que enterró. Cuántas veces puedes morir en un día, le había preguntado él. Por qué hay cuerpos más dañables, por qué nuestras vidas son más frágiles. Ella lo había ayudado tantas veces con los sudarios y no había podido limpiar su cuerpo ni adecentarlo un poco, luego de la explosión, aquella tarde de huida, en que la arrancaron de su lado.

            El mahout cuenta que Jokia duerme poco, dos a tres horas solamente. Igual que Hamza, piensa la mujer, igual que ella misma. Pocas veces se tumba, normalmente se recuesta sobre un árbol o sobre otras elefantas y duerme de pie, en fugaces raptos de pausa. En cautiverio las elefantas llegan a dormir hasta seis horas, pero en la selva ellas pueden caminar sin descanso por días, protegiendo a la manada de tigres y leones, escapando sobre todo de los hombres. La vieja Jokia olvidó dormir, dice el mahout, tal vez si un día se acueste, finalmente se vaya. La mujer choca su frente contra la trompa de la elefanta. Ya llegarán otros días, otras voces, otros despertares y los pájaros lo sabrán, recita, como si se tratara de una poesía, acariciando a Jokia en su ojo ciego. Ha caído la noche y la oscuridad se ilumina con la luz muerta de las estrellas porque no hay luna sino monos, ranas, grillos. El mahout la escucha y le dice por tercera vez que tiene los ojos de la elefanta. Sí, azules, responde ella. No, tristes, la corrige el montador.


     INICIO      ENSAYOS      ENTREVISTAS      RESEÑAS      POESÍA & FICCIÓN      COLUMNAS      COLABORADORES      CONTACTO      DIRECTOR     

CUENTO

Todos los textos son propiedad intelectual de sus autores. / El website es propiedad intelectual de La Vaca Multicolor & Gustavo Faverón Patriau. / La Vaca Multicolor es un mamífero imaginario sin fines de lucro.

Contacto

"En cautiverio las elefantas llegan a dormir hasta seis horas, pero en la selva ellas pueden caminar sin descanso por días, protegiendo a la manada de tigres y leones, escapando sobre todo de los hombres. La vieja Jokia olvidó dormir, dice el mahout, tal vez si un día se acueste, finalmente se vaya".