ISSN 2767-1844
FACEBOOK         /         INSTAGRAM         /         TWITTER

INICIO      ENSAYOS      ENTREVISTAS      RESEÑAS      POESÍA & FICCIÓN      COLUMNAS      COLABORADORES      CONTACTO      EDITORES


"nada muestres de la musculatura
grita el orgasmo pero por lo que más quieras
quédate larva en la puerta de la lengua".

Malhadadas bestias
(inéditos haciéndose)

 

uno.

llora tu ojo de animal

estría tinte de vástago

líquido filial

dulcifica cuanto puedas la pezuña

digita, morosamente,

los términos de tu rendición

                        andar entre idiomas hasta perder la entendedera

administra el zarpazo, —gime un poco—

cocea la alambrada

                                    —el gargüero a buen recaudo—

pero cuando se morfen sin asco tu ternero,

cuando malgasten anticuerpos para tu ofrenda,

cuando tus chillidos taladren pero nada valga  y lo otro cayendo…

gotea tu ojo carnal.

 

dos.

aturdida por ese paternal mazo

invertidas las vértebras y su numerología

            —dile que su voluntad se ha distraído de la tierra—

faenada en cada una de tus porciones

troceado sea el esplendor con algo de hueso con algo de grasa

            —dice que se beberán todos los jugos estrujando vísceras, cabezas…

servida caliente y bien cotizada

tu carne, dispuesta para sus hambres

            —porque está bueno el precio en las fronteras

            porque el arado esperando tu turno…

            porque pagan alto si es inaugural el bocado

pero que mastiquen cantando tres veces y media el himno

            —indigestar, obstruir el colon—

ninguna ruta de evacuación les dejes…

 

tres.

quédate larva a ras de piso

ni se te ocurra salir piando

cuidado con dar la panza anhelando cariñitos

repta repta siempre y carraspea

nada de metamorfosis que ni bacterial ni alada sirves

          aunque anuncien los altavoces del tiempo

          aunque suenen alarmas de lo imposible amaneciendo

          declaren que por fin, se puede empollar en la vereda…

          aunque ningún número primo vuelva a ritmar

          arrojen díscolos violines desde los balcones

          y cubran boca y pies y tu hígado logre amargar el aliento,

nada muestres de la musculatura

grita el orgasmo pero por lo que más quieras

quédate larva en la puerta de la lengua

que del tal poema… el hedor alerta su estado.



Poemas de Mónica Velásquez
De un manuscrito inédito / Selección de la autora  
/ Publicado en Agosto, 2021

     INICIO      ENSAYOS      ENTREVISTAS      RESEÑAS      POESÍA & FICCIÓN      COLUMNAS      COLABORADORES      CONTACTO      DIRECTOR     

Todos los textos son propiedad intelectual de sus autores. / El website es propiedad intelectual de La Vaca Multicolor & Gustavo Faverón Patriau. / La Vaca Multicolor es un mamífero imaginario sin fines de lucro.

Contacto

POESÍA

Mónica Velásquez Guzmán (Bolivia, 1972) es autora de los poemarios Tres nombres para un lugar (1995); Fronteras de doble filo (1998); El viento de los náufragos (2005); Hija de Medea (2008 Premio Nacional de Poesía Yolanda Bedregal), La sed donde bebes (2011) y Abdicar de lucidez (2016). Es doctora en literatura hispánica por El Colegio de México y docente de la Carrera de Literatura de la UMSA.