ISSN 2767-1844
FACEBOOK         /         INSTAGRAM         /         TWITTER

INICIO      ENSAYOS      ENTREVISTAS      RESEÑAS      POESÍA & FICCIÓN      COLUMNAS      COLABORADORES      CONTACTO      EDITORES


La Navidad de 2020, a Charlie Curran lo visitaron tres espectros: el Fantasma del Eros Pasado, el Fantasma del Tánatos Futuro y el Fantasma de las Pulsiones Intermedias, o quien aquí les escribe. Fue en el curso de esta fantasmática procesión que nos dimos cuenta de que, entre ambos, contábamos con dos bases de datos extraordinarias ―y hasta inéditas― en torno al giro covidiano, y que lo sensato sería juntarlas.  

     Lo que han visto (si ya lo vieron) son las minutas de esa reunión. 

     Pero primero lo primero (antes o después de realmente arrojarnos a lo no-lineal). Aunque podría tildárselo como un repaso a cargo de dos indexadores maniáticos, All Tomorrows Parties no es ―enfáticamente― una retrospectiva del año 2020: cualquiera podría hacer eso, muchos lo ha hecho ya. Así como con Kulturinstinkt ―el hashtag con el que llevo señalando desde hace un año los acentos y pivotes culturales de la era covidiana en Twitter― All Tomorrows Parties es una bala trazadora cuyo propósito es perfilar los lineamientos y la trayectoria de las tres olas estéticas de la pandemia que he identificado hasta la fecha, a través de un lente massmediático americano:


La Primera Ola Estética
comenzó el 11 de marzo de 2020 con la declaración oficial de la pandemia por la Organización Mundial de la Salud, y fue la más corta y psicodélica de todas; en gran medida porque nadie ―incluyendo a los expertos― sabía todavía mucho sobre el virus. Tomó forma bajo directivas e incentivos institucionales combados, y dio pie a los primeros confinamientos y a la primera ola exponencial de muertes (que en los Estados Unidos se sintió más al bordear los 35,000 muertos que tras haber superado el medio millón). La reorganización temporoespacial de la pandemia dio sus primeros atisbos y, aunque se sacrificaron “héroes” de primera línea ante el altar de una mínima continuidad social, se presentó una sensación de Estar-Juntos-En-Esto, pese―o posiblemente a causa de―el choque súbito del distanciamiento social forzado. 


La Segunda Ola Estética despuntó no menos abruptamente con la muerte de George Floyd, que detonó un encogimiento colectivo e inmediato de los retos y posibilidades que ofrecía la pandemia. Los expertos comprometieron la confianza popular con un apoyo acrítico a las protestas de Black Lives Matters y aunque es fácil encuadrar este episodio en términos de justicia, (pseudo)solidaridad e incontenible desborde social, estos mismos son también el enchape civilizatorio de un deseo, institivo y reprimido, de congregación. La Segunda Ola es, pues, un modelo de cómo un fenómeno de transformación histórica puede desatarse a partir del tribalismo y la trivialidad, o de cómo no obviar el bosque a favor de los árboles (reificado en los portentosos incendios forestales que azotaron California). Este período incluye la politización y polarización irrevesible del virus, y del uso de máscaras. Muestra también como los sucesos estadounidenses siguen dominando el escenario mundial incluso ante una amenaza global: un ensayo viviente sobre la Zivilization y sus descontentos.  


La Tercera Ola Estética comenzó en diciembre, con la aprobación de la vacuna. Hubo un aire renovado de optimismo, y el meme de “I believe in science” recobró tracción. Ello empero, las carencias globales de capacidad de estado, la resistencia a la vacunación, la precariedad económica, las mutaciones virales y los confinamientos segundos o terceros anticipan una Cuarta Ola más frustrada, y potencialmente furiosa. Hay también una latente expectativa de que la vacuna restauraría una suerte de normalidad antecovidiana, por lo que vivimos entre gente que no atraversó el Gran Filtro, y no lo vió nunca. De ahí que coexistamos en cuando menos dos universos escindidos y superpuestos, con una fricción creciente entre ellos, que serán imposibles de reconciliar. El plano en el que acaba la Zivilization y la Kultur comienza es, pues, una zona de subducción. Esto da algunas señas respect a como All Tomorrows Parties es cine no de guerrilla, sino de vanguardia. Aunque Charlie y yo no somos médicos de campo, somos plausiblemente algo a caballo entre un cuerpo de re-conocimiento y una corresponsalía de guerra. Como lo primero, anticipamos estar en la mira de todo tipo de fuerzas y ataques cuturales. Como lo segundo, esperamos registrarlo todo.  

 

All Tomorrows Parties es señal pura y todo ruido al mismo tiempo; más y menos que cine como lo entendemos. Es, por definición, sintético. Como ejercicio de composición, es archivístico: parte cut-up, parte video-clip, parte arte encontrado, parte infomercial y parte vídeo-ensayo; montaje y post-iche. Es poesía del sinsentido que busca acariciar los nervios culturales de nuestra era de simulacra aceleradas, reconociendo que esto se encuentra cada vez más (y más) en las superficies y los glitches. Es un aparato de transmisión desde dentro del horizonte de sucesos epocal. Es assemblage y slippage, hecho para dispararse en el flujo sanguíneo ―desde el reflujo mediático― como señuelo para galgos panópticos. Es el short now y el future reciente y una máquina de guerra cultural hasta ahora implícita en lo que ya está aquí y lo que irá a seguirle. Hay límites sensibles, creo ―aceleración y velocidad entre ellos― a lo que puede expresarse con precisión escrita sobre un revolcón histórico-mundial de esta magnitud en tiempo real. De ahí que nos estemos apoyando en una muleta híbrida de audiovisuales y escritura —con un rango que va desde lo semiautomático a lo psicoacústico— para generar una forma de representación que permita sondear el espectro entre memes y egregores.  Sin más, he aquí la primera de una serie de películas que exploran el fin del long twentieth century y el nacimiento de la estética covidiana.

VIDEO & ENSAYO

All Tomorrows Parties #001
Introducción a la estética covidiana
Video de Mónica Belevan y Charlie Curran / Seguido por un ensayo de Mónica Belevan  
/ Publicado en Marzo, 2021

Todos los textos son propiedad intelectual de sus autores. / El website es propiedad intelectual de La Vaca Profana & Gustavo Faverón Patriau. / La Vaca Profana es un mamífero imaginario sin fines de lucro.

Contacto

     INICIO      ENSAYOS      ENTREVISTAS      RESEÑAS      POESÍA & FICCIÓN      COLUMNAS      COLABORADORES      CONTACTO      DIRECTOR     

"All Tomorrows Parties es una bala trazadora cuyo propósito es perfilar los lineamientos y la trayectoria de las tres olas estéticas de la pandemia que he identificado hasta la fecha, a través de un lente massmediático americano"

Mónica Belevan (Lima, 1982) es una filósofa, historiadora y escritora peruana, con una maestría en filosofía del diseño en Harvard. Es cofundadora de Diacrítica, y autora de Díptico gnóstico (Hueso Húmero, 2019), The Wreck of the Large Glass / Paleódromo (Subulary Editions, 2020) y OUTSIDEININSIDEOUT, el catálogo de la exposición peruana en la 17 Bienal de Venecia. En 2020, fundó Covidian Aesthetics con dos objetivos: documentar los cambios de sensibilidad generados por la pandemia, y anticipar la forma que irá a tomar nuestra cultura venidera. Sus ensayos y videos sobre el tema aparecerán mensualmente en La Vaca Multicolor.